Factura electrónica

Factura electrónica en Colombia y la DIAN

La factura electrónica de la DIAN se ha promovido agresivamente en Colombia para su adopción, el Decreto 2242 la introdujo obligatoriamente en formato XML, a través de esquemas regulados, uso de firmas digitales y control de facturas en tiempo real; Este modelo se desvía de los modelos clásicos, y se fijo una fecha límite para la implementación de esta, esperando que para finales del 2019 mas de 800.00 contribuyentes participen en la facturación electrónica.

La factura electrónica DIAN de Colombia está comenzando su etapa decisiva. A lo largo de 2017, la DIAN ha publicado varios borradores y resoluciones para sus contribuyentes sobre el funcionamiento y la naturaleza obligatoria de la factura electrónica.

Durante este año, la DIAN lanzará varias iniciativas para que los contribuyentes comiencen a facturar electrónicamente en forma gradual. En particular, la DIAN seleccionará grandes contribuyentes para utilizar la factura electrónica. Los seleccionados tendrán seis meses a partir del momento en que sean notificados para implementar su proyecto.

Fechas importantes sobre estos cambios:

• El 29 de diciembre de 2017, se publicó un decreto que indicaba que las compañías que habían solicitado rangos de numeración durante años anteriores para las facturas electrónicas que se tramitaron en el decreto 1929 del 29 de mayo de 2007 tenían seis meses para implementar la facturación electrónica.

• Los grandes contribuyentes seleccionados por la DIAN que emiten más de 3 millones de facturas tendrán tres meses adicionales para implementar su proyecto.

• 30 de Junio del 2019: Nueva extensión para los grandes contribuyentes que presentan dificultades técnicas.

• A lo largo de 2019: DIAN comunicará las fechas de implementación para el resto de las empresas en función de su actividad económica.

Durante este año, la DIAN lanza varias iniciativas para que los contribuyentes facturen electrónicamente en forma gradual.

¿Qué sucedió en Colombia?

Colombia ha promovido agresivamente la adopción de la facturación electrónica desde 2015. Ese año, el Decreto 2242 introdujo la facturación electrónica obligatoria en formato XML a través de esquemas regulados, el uso de firmas digitales y los controles de facturas en tiempo real por parte de la autoridad fiscal DIAN como punto de compensación.

Este modelo, que representa una desviación significativa del esquema de facturación de IVA “clásico” anterior, puede explicarse fácilmente por la brecha del 23 al 40% de IVA. El año pasado, Colombia actualizó su legislación en esta área al incluir un Código de Impuestos que regula las obligaciones de facturación en términos generales.

Entre otras cosas, se fijó una fecha límite final para la implementación completa del mandato de facturación electrónica a partir del 1 de enero de 2019 para que todos los contribuyentes puedan prepararse y embarcarse en una transición sin problemas liderada por la autoridad fiscal (DIAN).

Cualquiera que se ocupe de nuevos marcos entiende que siempre hay retrasos, giros y cambios. Cuando analizamos la experiencia de otros países como Chile, México o Brasil, pioneros en los modelos de remoción, el plazo de Colombia es ambicioso. De hecho, la regla general es que las demoras o los plazos ajustados hacen que los gobiernos no cumplan con sus propios plazos, otorgando excepciones a los contribuyentes o períodos de gracia para ajustar sus procesos.

De hecho, mientras que Chile tardó unos 10 años en implementar un marco técnico y legal estable antes de hacerlo obligatorio, Colombia pretende hacerlo en solo un par de años. Además, la expansión del mandato de Chile tomará casi 5 años (2014-2019) para incluir a todos los contribuyentes, mientras que Colombia aspira a hacer lo mismo en solo dos.

Además de las aproximadamente 1,000 compañías que ya han realizado facturas electrónicas, la autoridad fiscal colombiana (DIAN) ha estado realizando el análisis requerido para detectar sectores de la industria y contribuyentes con un alto riesgo de evasión fiscal. Esto ha dado lugar a que se emitan mandatos individuales para los contribuyentes que deben comenzar a emitir facturas en formato electrónico durante 2017.

Aproximadamente 1,000 compañías que ya han realizado facturas electrónicas en Colombia, un modelo similar al utilizado en México

¿Qué se espera con la facturación electrónica?

Se espera que este proceso de emisión de mandatos individuales o grupales continúe e incluso se acelere durante 2019, un año en el que se espera que la DIAN aumente el número de contribuyentes que utilizan la facturación electrónica de forma exponencial. Considerando que para finales del 2019 mas de 800,000 contribuyentes deben emitir facturas electrónicamente, 2019 será un año muy activo para la autoridad fiscal colombiana.

Como las actividades que promueven el cambio han estado ocurriendo desde 2015, será interesante ver si la DIAN otorga facilidades o períodos de gracia a quienes se quedan atrás. Es importante recordar aquí que los contribuyentes notificados por la DIAN de su obligación de emitir facturas en formato electrónico tienen solo seis meses para ajustar sus sistemas.

2018 fue también el año en el que la DIAN lanzó una herramienta gratuita dentro de su propio portal, lo que permitió a los pequeños contribuyentes participar en la facturación electrónica y cumplir con el mandato hasta la fecha límite del 2019.

¿Cómo reaccionan las cifras ante esto?

Además de lo anterior, ha habido un progreso continuo hacia la adopción voluntaria de la facturación electrónica. Además de cumplir con el propósito de acelerar el comercio, la iniciativa apunta a desarrollar un mercado que actualmente representa el 1% del PIB de Colombia, pero pretende aumentar este porcentaje al 10%. Dicho proceso prevé un diseño similar al proceso de factorización electrónica de Chile, con la participación de un Registro electrónico de facturas transferidas como plataforma en la que el emisor o el titular de la factura puede registrar su transferencia.

Durante 2019, también esperamos ver la implementación de la externalización de la función de la DIAN como un punto de autorización para terceros autorizados, así como desarrollos adicionales de la propia infraestructura técnica de la DIAN para apoyar mejor la expansión del mandato. Esto significa que Colombia adopta un modelo similar al utilizado en México y que también se está implementando en Perú.

Además de cumplir con el propósito de acelerar el comercio, se apunta a desarrollar un mercado que actualmente representa el 1% del PIB de Colombia.

En conclusión

Este aspecto del modelo aún debe estar regulado y, dependiendo de cómo se haga, podría representar un desafío, ya que los contribuyentes que ya utilizan el nuevo marco pueden tener que migrar y adaptarse una vez más. Además de este desafío, las organizaciones que deseen convertirse en terceros autorizados deberán pasar por un proceso de certificación que podría demorar la implementación.

Los esfuerzos de Colombia parecen estar en el camino correcto, aprovechando la vasta experiencia de sus vecinos en América Latina. Hay un largo camino por recorrer y surgirán desafíos. Esperamos con interés los próximos años y para ver si esta será una historia de éxito.

 


Ultima Modicicación: 2 Mayo, 2019

Facturador Colombia Facturador.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *